Nuestra historia

Uno de los principales problemas de la sociedad urbana del siglo XXI es la falta de tiempo. Trabajamos 8 o más horas (tanto si somos autoempleados como trabajadores por cuenta ajena) y vivimos lejos de nuestro empleo, con lo que pasamos largo tiempo desplazándonos. Solemos tener trabajos estresantes donde todo es para ayer o dónde nuestra atención debe ser máxima. Comemos rápido y mal, picamos cualquier cosa y si estamos fuera de casa la elección es difícil que sea óptima ya que no hay opciones a nuestro alcance.

Los que nacimos antes del 85 nos hemos hecho mayores, hemos tenido pareja, e hijos. Le dedicamos todo el tiempo que podemos a nuestros hijos y tratamos de mantener un mínimo de vida social, así que nos falta vida para llegar a todo, tiempo que quitamos del descanso y del dedicado a cuidarnos. Esto provoca que estemos fatigado y estresados. Y lo peor,  combatimos todo con estimulantes como el café y el té, remedios que acaban causando más fatiga y ansiedad. 

Otra consecuencia de todos estos factores es el estrés y la ansiedad, la dificultad para conciliar el sueño y descansar correctamente.

Snadi surge para aportar una ayuda a estos problemas, tener un snack saludable y poder combatir la falta de energía (Prana) y el estrés y la ansiedad (Manas) a través de plantas y hongos con propiedades bioactivas.

Otras consecuencias de la vida moderna y que derivan también de las anteriores son el tener un sistema inmunitario deprimido (falta de energía, cansancio, enfermas frecuentemente) y un sistema digestivo colapsado (pesadez, hinchazón, …), siendo todo un círculo que se retroalimenta. Para ello están las barritas Bala y Agni.

No somos nuevos en este campo. Llevamos más de 15 años comercializando productos naturales, impartiendo clases sobre nutrición en universidades y escribiendo libros sobre alimentación sana.

Nuestra Promesa

Siempre crearemos barritas a base de plantas y que tengan, además de un valor nutricional, un valor funcional. Nuestra intención es crear productos sanos y saludables y que ayuden a mejorar la vida de las personas.

También, Nadiprana, la empresa familiar donde nacen las Sandi bars, destina el 10% de sus ingresos a la protección de los animales, especialmente felinos. Nadiprana es una sociedad formada al 50% por Albert Hurtado y su madre.

El dinero se destina exclusivamente a labores de protección de colonias felinas, la compra de pienso de calidad, esterilización, higiene, cuidado de animales enfermos y búsqueda de familias adoptantes

Fundador – Albert Hurtado

Albert es emprendedor en empresas de alimentación y salud desde hace más de 10 años. También ha sido profesor universitario y escritor de libros y artículos sobre alimentación. Es un fiel fan del triatlón y del CrossFit. Albert afronta la vida de reto en reto, y su nuevo reto es mejorar la vida de las personas a través de las barritas Snadi.